Puntos suspensivos y uso de mayúscula

Se emplean los puntos suspensivos en lugar del punto final, para dejar abierta alguna idea o cuando la intención es la de poner suspenso en una frase.
Cuando no indican el cierre de la oración, la palabra siguiente se escribe en minúsculas:
«Mi hermano me regaló... ¡una cafetera!»
En cambio, cuando lo que sigue introduce un enunciado nuevo, se emplea mayúsculas:
«La pasábamos tan bien en las fiestas con mis padres... No puedo hablar de eso sin ponerme a llorar».

Casos especiales de concordancia IV: lo + adjetivo + que

A algunas personas se les presenta la duda sobre cómo concordar el adjetivo en una frase que contenga la siguiente estructura: «Lo + adjetivo + que»:

¿Debe decirse «lo importante que son los amigos» o «lo importantes que son los amigos»?

La norma plantea que importante debe concordar en género y número con el sustantivo al que se refiere: amigos. Es decir, el artículo «lo», en estos casos, no vuelve invariable al adjetivo; por lo tanto, no se debe asumir que este deberá ir siempre en masculino singular.

Así, deberá decirse «lo importantes que son los amigos», «lo buenas que son sus referencias», «lo necesaria que resulta su presencia», «lo fuerte que es su carácter».

¿Días sábado o días sábados?

¿Cuál es la forma aceptada por la normativa? ¿Los días sábado o los días sábados? ¿Días domingo o días domingos?

Ante los otros nombres de días no se presenta la duda, ya que llevan la letra s tanto en singular como el plural:
«El médico solo atiende los días martes».

¿Qué se hace con los sustantivos sábado y domingo? Bueno, el Diccionario panhispánico de dudas aclara que se considera que la palabra sábado va en aposición especificativa al término día, por lo cual no necesita variar con el plural:
«El lugar abre los días sábado».

De todos modos, en el lenguaje coloquial está bastante difundida la otra forma (días sábados).

La misma regla se aplica a otros casos en los que un sustantivo modifica a otro de manera directa como una aposición: coches cama, hombres rana, fechas límite, etc.

¿«Dio» con tilde?

La palabra «dio» va sin tilde. ¿Por qué mucha gente se confunde?
Quizá porque todas las palabras agudas que terminan en -ió (es decir, muchísimos verbos) sí la llevan.
Bueno, resulta que «dio» tiene una sola sílaba, y por eso no se tilda.
Así que recuerden: 
«movió» lleva tilde, pero «vio» no.
«perdió» lleva tilde, pero «dio» no.
Lo mismo aplica para «fue» y «fui».

¿Dar abasto o dar a basto?

Hace unos días alguien me preguntó cómo se escribía la palabra abasto. En el momento, no entendía cuál podía ser la duda. Me resultaba obvia su escritura. Por supuesto que sé que la b y la v se prestan a confusiones, pero teniendo en nuestra ciudad un barrio llamado así y también un centro comercial importante, se me había naturalizado la palabra. Sin embargo, cuando me explicaron el por qué de la inquietud, yo entré también en una especie de nebulosa. Volvieron a preguntarme: ¿se dice dar abasto, dar a basto o dar a vasto? En verdad, lo que provocaba la cuestión era el uso del término en la expresión con el verbo dar.

La vacilación se abre, además, porque que existe la palabra vasto.

vasto, ta. (Del lat. vastus).
1. adj. Dilatado, muy extendido o muy grande.

Y también existe basto, con dos orígenes diferentes: uno que proviene del latín vulgar bastum (palo) y otro que se deriva del verbo bastar, y que significa ‘grosero, tosco’ o que también supone aquello ‘que está abastecido’.

Sin embargo, dar abasto no se construye con ninguna de las dos formas anteriores, ya que la locución se compone de dos partes: por un lado, el verbo dar y por el otro, el sustantivo abasto, que significa ‘provisión de cosas necesarias, especialmente de víveres’.

En resumen, la expresión se escribe dar abasto y quiere decir ‘bastar o rendir lo suficiente’ y, en general, se utiliza en oraciones negativas:
«No doy abasto con las tareas de la oficina».

Cómo o como

Cuando la palabra cómo tiene caracter interrogativo o exclamativo debe tildarse.

Por lo general, cuando se encuentra en una interrogación o exclamación directas no supone dudas:

¿Cómo se llama? ¡Cómo han crecido las plantas!

En cambio, en las indirectas, cuesta más advertir que se trata de preguntas o exclamaciones encubiertas:

No sabía cómo te llamabas. Es increíble cómo han crecido las plantas. No entendía cómo había hecho ese desastre.

Para no confundir cómo con como, es útil recordar que se escribe con tilde cuando significa ‘de qué manera’ o ‘de qué modo’, o cuando se puede sustituir por la locución ‘por qué’. En cambio, si puede reemplazarse por la palabra que, no lleva tilde.

En algunos casos, a veces se presenta cierta ambigüedad, por lo que la tilde es importante para comprender el sentido que se le quiere dar al texto.

«Ya vas a ver como llega». (Ya vas a ver que llega).
«Ya vas a ver cómo llega». (Ya vas a ver de qué modo llega).

«No hay como dormir una buena siesta». (No hay nada mejor que dormir una buena siesta).
«No hay cómo dormir una buena siesta». (No hay manera de dormir una buena siesta).

¿Sino o si no?

En el ranking de errores comunes, la confusión entre sino y si no ocupa uno de los primeros puestos.

Al buscar en cualquier manual, se encuentra la clásica explicación de que sino es una conjunción adversativa y si no es la combinación de una partícula condicional y la negación. Sin embargo, a veces las aclaraciones técnicas involucran conceptos que la gente no maneja y no se produce una verdadera internalización del tema.

Por eso, en principio voy a dar un truco muy pragmático para aquellos que se guían por el oído:

sino rima con vino y si no, con asesinó (sí, así de tonto y simple).

Créanme que a algunos les funcionan muy bien este tipo de consejos ayuda memoria.


Por otra parte, para recordar los contextos de uso y ser más específicos, aquí les dejo un resumen:

1) Sino se usa después de un no y puede servir para



  • confrontar un concepto afirmativo con otro negativo anterior (No fue Juan, sino su mujer).
  • sumar elementos (No solo estudia sino que además trabaja).
  • significar excepto (No quiere a nadie sino a su perro).
  • significar tan solo (No quiero otra cosa sino que me amen).



Es decir que la estructura de la frase es siempre NO A SINO B

2) Si no sirve para introducir una condición negativa para que otra cosa se cumpla:

«Si no llueve, jugamos al fútbol».

Se puede sacar el no y enviarlo a la otra parte de la oración: «Si llueve, no jugamos al fútbol».

Además, en estos casos siempre es posible intercalar una palabra: «Si hoy no llueve», «Si Pedro no llega», etc.

¿Había o habían?

Mucha gente me pregunta por el verbo había y por qué no es correcta la forma habían cuando lo referido es un susantivo plural.

Es simple: cuando significa existir u ocurrir, haber es un verbo impersonal. Esto significa que no tiene un sujeto, no necesita ir en plural para concordar. Es como llueve, nieva y todos esos que nombran fenómenos climatológicos y que no tienen variación en plural. Entonces, si decimos «había una silla», también debemos decir «había veinte sillas». Ese sustantivo con el que se relaciona la acción haber (una silla, veinte sillas, etc) no es su sujeto, por eso no es necesario el plural. (¿Vieron que para algo servía estudiar sintaxis en la escuela?)

La confusión se produce porque había o habían pueden actuar como auxiliares de otros verbos para formar los llamados tiempos compuestos: habían terminado, había comido, etc. En estos casos, la acción principal es terminar o comer (que se expresan con el participio terminado o comido) y haber es auxiliar justamente porque ayuda a formar el tiempo verbal, pero no tiene un significado independiente.

La regla es válida para los demás tiempos de haber: hay, había, hubo, habrá, habría. Un truco que funciona bien es intentar convertir la oración usando la forma hay, que es el presente del verbo. Así como se puede decir «hay una silla», ¿se podría decir «hayn veinte sillas»? Si la n no va en hayn, tampoco va en habían.

Casos especiales de concordancia III: ¿una de las alumnas o una de los alumnos?

Un caso que suele presentar dudas en cuanto a la concordancia es el de las llamadas construcciones partitivas. Se trata de frases en las que un primer elemento cuantificador (uno -na, muchos -chas, varios -rias, mitad, etc.) identifica una parte dentro de un todo. Ambos elementos (parte y todo) se unen a través de la preposición de: muchos de los estudiantes, otra de las participantes, etc.

La regla dice que si ambos elementos presentan género, debe haber concordancia forzosa entre ellos:

«una de las empleadas» / «uno de los empleados».

El conflicto surge cuando la frase designa a un grupo particular, en el que hay elementos de ambos géneros. Supongamos que el colectivo está conformado por una empleada mujer y seis empleados varones. ¿Debe decirse "una de las empleadas"? Según la regla, sí.

¿Tuviera o tuviese?

Cuando daba clases de español para extranjeros siempre me preguntaban si estas dos formas del pretérito imperfecto del subjuntivo eran intercambiables. La respuesta es sí, pero existen excepciones (¡la nuestra es una lengua llena de casos especiales!).
Cuando se busca indicar que una acción es anterior, simultánea o posterior a otra que sucede en el pasado, el uso es indistinto:

«Tal vez tuviera/tuviese trabajo atrasado». «Le pedí que me tuviera/tuviese en cuenta». «Le deseó que tuviera/tuviese un buen viaje».

Lo mismo ocurre en oraciones que expresan condiciones: 

«Si tuviera/tuviese más tiempo, haría más ejercicio».

Sin embargo, existen otros usos bastante específicos en que esta alternancia no es viable. Por ejemplo, cuando este tiempo verbal se usa para expresar cortesía con el verbo querer o para aconsejar con deber

«Quisiera un kilo de manzanas, por favor». Reemplazable por querría, pero no por *quisiese
«Debieras dormir más». Reemplazable por deberías, pero no por *debieses

Podría reseñar otros casos en los que no hay doble opción, pero estos son los más habituales.

¿Síganos o sígannos?

Son formas distintas. Síganos es singular: siga (usted) + nos (a nosotros), mientras que sígannos es plural: sigan (ustedes) + nos (a nosotros). 
Aunque a algunos les parezca raro, deben escribirse y pronunciarse dos enes en los casos en los que el verbo refiere al plural: discúlpennos, dennos, dígannos, espérennos, visítennos son palabras que llevan dos enes cuando se refieren a la persona gramatical ustedes.

Grandes mitos. Volumen 1: antes las mayúsculas no llevaban tilde.

Siempre fue regla tildar las mayúsculas. Lo que ocurre es que cuando las imprentas armaban los libros mediante la composición manual, esto podía ocasionar problemas técnicos, y entonces se omitían. Además, las máquinas de escribir antiguas no tenían esa función y la solución a esto no quedaba muy bien en términos estéticos.
Ahora no hay excusas y tienen la opción muy a mano: caps lock + tilde + vocal.

¿Así mismo o asimismo?

Esto podría ir en la sección «¿separado o todo junto?». En este caso, la expresión entra en las dos categorías, pero las normativas señalan una marcada preferencia por la última opción.

Si se quiere señalar el sentido «también», se prefiere asimismo, es decir, en una sola grafía y sin tilde. Se admite la expresión en dos palabras, pero no se aconseja. Esto ocurre porque  la forma así mismo puede significar "de la misma forma o de la misma manera" en frases como: «Tenés que armarlo así mismo, tal como lo estoy haciendo yo», por lo que se sugiere diferenciar los dos contextos.

¡Ojo! No confundan así mismo con a sí mismo, que es una acción reflexiva (aquella que un sujeto realiza sobre sí mismo) y que tiene variantes en género y número (a sí mismo, a sí misma, a sí mismos y a sí mismas). Por ejemplo: «Él se conoce a sí mismo».

El mismo / la misma

Algunas personas piensan que soy una fanática freak de la norma lingüística. Por suerte, no. Entiendo que las reglas le sirven tanto a la lengua como el cambio. Una lengua que no se transforma no es usada, no está viva. Es el hecho maravilloso y productivo de una lengua viva en constante cambio lo que hace que me interese por la lingüística y la gramática. Una lengua viva es impredecible: nunca se puede saber hacia dónde irá.

Decía esto para explicarles que cuando escribo algo en este blog, lo hago no por purista, sino para compartir o difundir información. No me ofendo si alguien comete un error gramatical, ni me escandalizo ante una falta de ortografía, y yo misma cometo errores. Sin embargo, hay algo que logra que mi vista se inquiete bastante cuando lo detecto en un texto: el empleo de la variable el mismo/ la misma como elemento pronominal. Así que voy a explicar de qué se trata esto y por qué se aconseja evitarlo.


Los pronombres son palabras que se usan para señalar algo desde el discurso («Me gustan todos los autos, ¡mirá ese!») o para evitar repeticiones («Me gusta ese auto, deberías comprarlo»). Ahora bien, la palabra misma/o no cumple esta función.

Por lo general, funciona como un adjetivo que indica identidad o semejanza:

«Es la misma persona que me atendió». «Compré el mismo pantalón».

También puede actuar como adverbio, si modifica a otro adverbio:

«Te espero ahí mismo». «Vendrá hoy mismo».

Lo que no puede hacer es asumir la función del pronombre:

*«Los integrantes de la asamblea decidieron hacer una reunión. Al finalizar la misma, redactaron un acta».

En este caso, se podría haber usado el pronombre esta. También se puede optar por otros pronombres:

*«Se reparó el artefacto y se reemplazaron algunas piezas del mismo»→  
✓ «Se reparó el artefacto y se reemplazaron algunas de sus piezas».

En muchas oraciones, directamente se puede suprimir:

* «El oficial rescató a la víctima y escapó del edificio en llamas. Al salir del mismo, se encontró con su compañero de tareas».
✓ «El oficial rescató a la víctima y escapó del edificio en llamas. Al salir, se encontró con su compañero de tareas».


Espero que a partir de ahora no caigan más en este error. *No les perdonaré el mismo. :)

¿De más o demás?

Ayer estaba escribiendo un correo y me entró una duda. Era una de esas cuestiones que una sabe que ya se preguntó antes y, evidentemente, no fijó la respuesta. Me pasa cada tanto: soy correctora, no un manual de gramática.
El mensaje decía algo así: «Yo pagué 10 pesos...» y mi intuición fue escribir de más, pero ahí surgió la inquietud: ¿de más o demás?
Demás significa (lo) restante, (lo) otro y se escribe siempre en una sola palabra. Lo correcto es, si se quiere indicar el sentido extra o adicional, usar la secuencia de más, y la clave está en la idea de cantidad, que la da el adverbio más.
Si entendieron, ya pueden contarles a los demás, pero sin escribir de más. :)

Concurso

Ya habrán visto que en la columna de la derecha, incluí un aviso. Paso a contarles: mi página está participando de un concurso de blogs sobre enseñanza de la lengua española. Si tienen ganas, pueden votarlo haciendo click en este enlace.
Con su voto participan de un sorteo por un lector de libros electrónicos y además, me dan una mano a mí.

¿El hecho de que o el hecho que?

Si tienen esta duda, hay una pregunta que ayuda: ¿el hecho de que eso ocurra o el hecho que ocurrió?

«El hecho de (que no haya ido) significa que no le interesaba».
                    sustantivo: la ausencia (algo/ eso)

Si en una oración así suprimimos el de, se da un caso de queísmo, que es la omisión de una preposición cuando esta debería usarse porque la palabra o construcción que la antecede lo exige. El problema es que no hay reglas para saber si un término se construye con preposición y con cuál. Solo se puede consultar el diccionario o algún manual de estilo. 

En este caso, el hecho requiere la preposición de si lo que continúa es una proposición que funciona como sustantivo (por eso hay que intentar el reemplazo por algo o eso). Si, en cambio, lo que sigue es una estructura que modifica a hecho, como si fuera un adjetivo, entonces no es necesaria la preposición:

«El hecho (que ocurrió ayer) fue lamentable»
      adjetivo: ocurrido


¿Pienso que o pienso en que?

Recién alguien preguntaba en Facebook cuál era la diferencia entre pensar que o pensar en que. Recordé que había dudado entre esas dos opciones alguna vez, mientras corregía. Tenía la impresión de que ya había escrito algo en este blog sobre eso, pero no lo encontré. Así que a continuación, resumo lo que dice el Diccionario de Dudas de la RAE.

1) Cuando significa 'opinar o creer algo’‘tener la intención de hacer algo’‘sacar una conclusión' o 'tomar una decisión', se construye sin la preposición en, ya que supone un objeto (es decir, es transitivo). En todos los casos, la estructura subyacente es "pensar (algo)". 
Pienso (que ella tiene poca paciencia). Pienso (empezar gimnasia mañana). Pienso (que lo mejor es ir caminando).

2) Cuando significa ‘evocar o recordar’‘tener en la mente algo o a alguien’‘dar vueltas a algo en la mente o reflexionar sobre algo', se construye con la preposición en. La estructura de la oración que conllevan estos sentidos es pensar en algo o alguien.

«Desde que murió, pienso en mi abuelo todos los días». «Estaba pensando en vos para el puesto de secretaria». «Pienso en la idea de tener hijos y me dan ganas de salir corriendo».

Así que ya saben, piénselo y después me cuentan. :)

¿Rotura o ruptura?

Mi amigo Sebastián me pregunta cuál es la diferencia entre estas dos palabras y cómo se usan.

El diccionario de la RAE las define de igual modo: ambas significan 'acción o efecto de romperse'. Para ruptura, agrega además el sentido 'rompimiento de relaciones entre las personas' y para rotura, 'raja o quiebra de un cuerpo sólido'.

En el uso, cada término suele emplearse en un contexto distinto, es decir que no son intercambiables. Mientras que rotura se utiliza para la acción de romperse algo físico o material (la rotura de un vidrio), ruptura se emplea en el caso de realidades inmateriales (la ruptura de las relaciones diplomáticas).

Muchos hablantes del español las usan en sus contextos respectivos correctamente, pero cuando tienen que explicar por qué han seleccionado una variante, no saben cuál es el motivo. Aquí, entonces, les dejo la explicación de por qué a veces prefieren una y no la otra.

¿Lejísimo o lejísimos?

El otro día me escuché diciendo que algo «quedaba lejísimos» y por un momento estuve confundida, ya que por su frecuencia de uso, sentía que la palabra era correcta, pero había algo gramatical en su conformación que no me cerraba.

Antes de buscar en el diccionario, supuse equivocadamente que la forma registrada debía de ser lejísimo, basada en una explicación que después me di cuenta de que no era del todo correcta. Expongo el recorrido que hice.

Para formar el superlativo de un adjetivo, se debe agregar a la raíz de la palabra en cuestión un sufijo que varía en género y número: -ísimo/ ísima / -ísimos/ -ísimas

La -s final, en este caso, aparecerá cuando se trate de un adjetivo que refiera a un sustantivo plural:

un ejercicio facilísimo/ ejercicios facilísimos

Inferí que por ser lejos un adverbio, la forma superlativa no podía contener -s final, ya que los adverbios no tienen ni plural ni singular, así como tampoco femenino y masculino (se dice «golpeó fuerte», pero no *golpearon fuertes). 

Busqué en el Diccionario panhispánico de dudas, y encontré que el término correcto es lejísimos, a pesar de que también se acepta lejísimo por cuestiones de uso. Investigué un poco y descubrí que en realidad, la palabra se forma incrustando el infijo ísim entre lej- y -os. 

lej + ísim + os

Fue en ese momento que me di cuenta de que si hubiera sido como yo creía, la forma resultante tendría que haber sido *lejosísimo, cosa que no ocurre, tampoco.

Dado que el procedimiento de creación es diferente, la -s final está bien y no indica plural, sino que es la misma -s de la forma original. De este modo, también se explica el caso de cerquísima, en el que la a no es la marca de femenino, sino la última letra del adverbio. 

cerqu + ísim + a


Fuentes:
http://morflog.hypotheses.org/
http://lema.rae.es/dpd/?key=lej%C3%ADsimo
http://forum.wordreference.com/showthread.php?t=591007

¿Crié o crie? ¿Guión o guion?

En algunas regiones hispánicas es común ver la palabra crié escrita con tilde: Me crié en Buenos Aires. Cualquier observador podría notar que hay una aparente contradicción: según la norma, el término es un monosílabo y como tal, no tendría que llevar el acento gráfico. La RAE, a través su Diccionario panhispánico de dudas, señala que no debe escribirse crié, sino crie, pero dado que existe un uso extendido de la variante con tilde, acepta como válida esta opción.

La explicación puede ser un poco larga y algo compleja, pero voy a intentar ser clara.

Según lo que todos aprendimos en la escuela, una vocal cerrada (i, e) y una abierta (a,e,o) forman parte de una misma sílaba siempre y cuando la cerrada no reciba la fuerza de la pronunciación. Se considera que hay diptongo, entonces, en la combinación ie. En las palabras cie-lo, pien-so, se-rie puede apreciarse claramente que los dos sonidos se pronuncian con un solo golpe de voz, es decir, en la misma sílaba (la palabra diptongo, de hecho, significa 'dos tonos'). Por el contrario, si esto último no sucede, entonces se produce lo que se conoce como hiato. En confíe, por ejemplo, la í forma parte de una sílaba y la e de otra: con- fí- e. 

De acuerdo con la regla, la palabra crie es monosílaba. La i y la e están juntas en la única sílaba existente. A pesar de que su escritura indica eso, la pronunciación puede sugerir otra cosa. Eso es lo que genera las dos opciones a la hora de tildar. En muchas zonas de Hispanoamérica, especialmente en México y en Centroamérica, los hablantes perciben que esta palabra se pronuncia con un solo golpe de voz, o sea como monosílaba (lo mismo que cien, para dar un ejemplo). Sin embargo, en otros países americanos como Argentina, Ecuador, Colombia y Venezuela, al igual que en España, los hablantes la pronuncian como bisílaba, modulando con énfasis tanto en la vocal cerrada como en la abierta: crI- É (se puede hacer el intento de golpear palmas en cada sílaba para advertirlo mejor). Es por esto que si el que escribe considera que tiene dos sílabas, le colocará una tilde, dado que estará frente a una forma aguda terminada en vocal.  Lo mismo ocurre con los pares guió o guio, guión o guion, huí o huí, fie o fié, entre otros (en el caso de guión, sería aguda finalizada en n). 

A pesar de esta descripción, la última edición de la Ortografía de la lengua española (2010) decide suprimir esta opción y con el fin de unificar los criterios ortográficos decreta que es obligatorio el uso sin tilde. Si bien es, a mi criterio, una medida razonable, por mi parte voy a obviar esta norma y a seguir escribiendo crié, huí, guió, guión y fié. Ustedes hagan lo que quieran.


Concordancia. A junto con B: ¿verbo en singular o plural?

Cuando se usan los nexos junto conademás de así como para unir elementos a un sujeto singular de una oración, surge la duda de si el verbo debe ir en singular o en plural.

1) «El director, junto con su asistente, llegó primero».
2) «El director, junto con su asistente, llegaron primero».

El Diccionario panhispánico de dudas explica que las dos opciones son válidas si todo el conjunto se antepone al verbo.

Es decir que el verbo puede aparecer en singular (opción recomendada por el DPD) y así el primer elemento es, estrictamente, el sujeto oracional:

«El director, junto con su asistente, llegó primero».

O en plural, y en ese caso los nexos funcionan como una conjunción copulativa que une núcleos de un sujeto plural:

«El director, junto con su asistente, llegaron primero».

Sin embargo, si todo el conjunto se pospone al verbo, o un elemento aparece delante y otro detrás, el verbo sólo podrá ir en singular:

«El director llegó primero, junto con su asistente».
«Junto con su asistente, llegó primero el director».


Consejo: no confundir junto a con junto con (ver entrada anterior)

¿Junto con o junto a?

Recuerden no usar junto a, con el significado de junto con. El primero significa ‘Al lado de o cerca de’, mientras que el segundo indica ‘En compañía de o con la colaboración de’:

Llegó al bar junto a junto con su mujer

¿Petiso o petizo?

¡Las dos a la final! Según el Diccionario panhispánico de dudas de la RAE, la voz procede del portugués petiz (‘niño’), y ambas grafías son válidas. Actualmente se prefiere la forma petiso, cuya pronunciación es la más cercana a la etimológica —la z portuguesa se pronuncia como una s sonora—, como la real motivada por el seseo.

No ¿aprietes? /¿apretes? /¿apretés? ese botón

Últimamente noto que cada vez está más generalizado el uso de la forma (vos) apretes, al menos en la oralidad. Todavía más frecuente es el fenómeno de la acentuación en la última sílaba, apretés, por contagio con la forma apretás, que es presente, también, pero del modo indicativo:

No apretes/apretés ese botón 

¿Les suena?

El mismo fenómeno ocurre con otros verbos que presentan la misma irregularidad; por ejemplo, sentarseNo te sentés ahí.

Lo que me interesa aquí, más que ubicarme en una postura normativa (aquella que diría: "esto está mal, ya que la norma dice otra cosa"), es intentar explicar brevemente por qué surgen estas variaciones. De hecho, es así como la lengua cambia. Cuando uno entiende por qué se producen estos fenómenos, ante un caso nuevo que presente el mismo patrón, ya sabrá cómo conjugar.

Aquí va la explicación.

Cuando los hablantes del español tenemos que conjugar el infinitivo apretar, lo que hacemos es buscar un verbo que sirve de modelo: en este caso, amar. La diferencia entre estas dos formas es que amar es un verbo regular (su estructura no cambia al conjugarse), mientras que apretar sí lo es: apret- se transforma en apriet- cuando se encuentra con determinadas desinencias. 
¿Qué ocurre entonces con la forma vos? En general, suele ser regular. Por ejemplo, para el infinitivo sentirse se dice él se siente, pero vos te sentís. Otro caso sería él se sintió, pero vos te sentiste.

¿Qué pasa con apretes/apretés (como en otros casos con la misma irregularidad)? A pesar de que las formas conjugadas para vos suelen ser regulares, en el presente del subjuntivo, vos es irregular: decimos vos apretás (indicativo), pero vos aprietes (subjuntivo). Un hablante nativo conjuga aplicando reglas; es por eso que se produce este error (no por no conocer la regla, sino por desconocer o simplemente olvidar la excepción). Es algo parecido a lo que sucede cuando los niños aprenden la lengua. Otro día me extiendo más sobre este punto.

Por alguna razón, la frecuencia de uso de algunas formas se extiende más que la de otras (yo registré usos de apretes pero no de penses, mientras que son igual de comunes las formas apretés y pensés).

Espero haber sido clara: si no entendieron, ¿apreten/aprieten? donde está el botón de los comentarios y me consultan. :)