¿Esparcer o esparcir?

Y el ganador es...

esparcir(se): ‘Extender(se) lo amontonado’.
Es incorrecto adscribir este verbo a la segunda conjugación y emplear el infinitivo esparcer, que produce formas como *esparcés (vos), *esparcemos, *esparcéis (vosotros), en lugar de esparcimos, esparcís (vos/vosotros), en el presente de indicativo; *esparceré, *esparcerás, etc., en lugar de esparciré, esparcirás, etc., en el futuro; *esparcería, *esparcerías, etc., en lugar de esparciría, esparcirías, etc. (...)

¡Que vuelva! Caso del día: ¿no te giba?

No puede volver algo que nunca estuvo, así que en rigor, este sería un «¡Que se imponga!»

Leyendo un artículo de la página del Cervantes, me encontré con esta simpática expresión: «¿No te giba?»

La autora explica que dado que giba es joroba, el verbo gibar significa 'jorobar, fastidiar' (este tipo de cosas hacen que me encanten los fenómenos de la lengua: nunca me había detenido a pensar en la joroba como la mochila, algo que pesa y molesta, y en la extensión de este sentido, la acción jorobar). También se menciona en la nota otra expresión bastante gráfica: «¿No te jeringa?». (El verbo jeringar me mató, no sé si no es mejor que gibar)

Así que si están aburridos del «¿No te jode?», pueden probar con alguna variación: «¿No te giba?» «¿No te jeringa?».

¡Que vuelva bolunfil!

Me gustan los insultos light que suenan como si fueran proferidos por un quedado en el tiempo. Podría decir que me los imagino saliendo de la boca de un Calabró (Juan Carlos), por ejemplo. No me molesta en absoluto parecer una goma cuando los uso.

Recuerdo que mi tío Ricardo tenía un gran repertorio de expresiones de autor (no sé si delante de adultos mandaba a la gente a la reverenda mierda, pero al menos cuando estaba con nosotros, que éramos niños, nos mandaba a otros lugares más poéticos). Hoy, en la sección «¡que vuelva!», propongo bolunfil para reemplazar al ya desgastado y carente de toda significación boludo.

Vale decir: «Sos un reverendo bolunfil».

Sobran las palabras: totalmente gratuito

Hay expresiones que han sido cristalizadas por el uso y por eso no nos detenemos a pensar en su sentido.

La frase «totalmente gratuito/a» se compone de un adjetivo (gratuito/a) y un adverbio que lo modifica (totalmente). Por definición, totalmente significa 'enteramente, del todo', mientras que gratuito, implica que algo no cuesta dinero, o que se consigue sin pagar.

En este caso, no existen las medias tintas: cuando algo posee la calidad de gratuito, es porque no pagamos nada para conseguirlo. No tiene sentido, entonces, decir que algo es «totalmente gratuito». Alcanza con decir «gratuito».

¿Disconforme, desconforme o inconforme?

Disconforme
1. ‘No conforme’. Esta es la forma hoy mayoritaria en todo el ámbito hispánico. La variante desconforme ha perdido vigencia en el uso actual.
2. El sustantivo correspondiente es disconformidad (‘falta de conformidad o acuerdo’).
La variante desconformidad, frecuente hasta el siglo XIX, carece de uso en la actualidad.
3. Son también válidas las voces inconforme e inconformidad, preferidas en algunos países americanos, especialmente en México.

Tomado y resumido del Diccionario panhispánico de dudas

Uso correcto del pronombre «el/la cual»

En el intento de que lo escrito tenga un tono formal, mucha gente comete el mismo error: ubica el pronombre el cual / la cual (o sus variantes en plural) inmediatamente antes del antecedente al que este se refiere y no toma en cuenta que su uso está restringido a contextos específicos.

Ej:
*«Llamaron al técnico el cual había reparado en otra ocasión la computadora».
En esta oración, el cual está especificando algo del referente técnico (señala a cuál de todos los técnicos que existen se llamó), por lo que no puede usarse.

Puede decirse:
→ «Llamaron al técnico que había reparado en otra ocasión la computadora».

En cambio, este pronombre es usado correctamente cuando la información que está introduciendo tiene la función de explicar algo sobre lo anterior (siempre precedido de coma):

→ «Llamaron al técnico Juan, el cual había reparado en otra ocasión la computadora».

Como esto puede llevar a confusiones, mi consejo es el siguiente:

Usar el/la cual, los/las cuales solo después de preposición:

«Él es el técnico del cual tanto hablé».
«Él es el técnico con el cual hablé».

¡Que vuelva! Frase del día: «¡Chiva calenchu!»

Reconozcamos que jodete no es una palabra que canse: con frecuencia resulta muy práctica y casi nadie tiene registro de la gran cantidad de situaciones en que es empleada; podríamos definirla como una puteada neutra. Tal vez sea esta neutralidad la que la vuelve poco efectiva en aquellas ocasiones en que necesitamos ser más directos o personales con nuestras dedicatorias. También hay que admitir que es difícil no caer en la franca y asequible grosería. Para estos casos, propongo un nuevo «¡que vuelva!»:  el viejo y querido «chiva calenchu».

Modo de empleo: la frase pierde vigor si no se pronuncia con el debido gesto, que consiste en ubicar la mano sobre el mentón (un poco al estilo fierita, pero sin sobreactuación), y deslizar nuestros dedos índice y pulgar desde arriba hacia abajo.

Blancuzco y verdusco: ¿estamos todos locos?

La ortografía del español tiene ese qué se yo, ¿viste?

Una de esas "cositas" es la incoherencia absoluta que representa el hecho de que un mismo sufijo pueda admitirse escrito de dos modos distintos, dependiendo de la raíz con la que se una.

Este es el caso de -usco/-uzco.

Los sufijos -asco, -esco, -isco, -usco poseen el mismo origen y siempre se escriben con s. Sirven para formar sustantivos y adjetivos que indican caracterización de persona o cosa. Por ejemplo, del sustantivo novela, se deriva novelesco. A veces, estas palabras se usan despectivamente y connotan la idea de burla o desprecio.

Algunos casos señalan una caracterización de color o de tonalidad; entre estos existen excepciones que pueden escribirse de dos maneras: pardusco o parduzco (color que tira a pardo) y verdusco o verduzco (de verde, que tira a verde oscuro). Sin embargo, otros contra lo que uno supone, se escriben siempre con z:  negruzco (de color moreno, algo negro) y blancuzco (de blanco; que tira a blanco).

¡Que vuelva! Frase del día: «¡Ese está en falsa escuadra!»

Como todos los viernes, propongo un nuevo «¡Que vuelva!»

Debo confesar que no estoy segura de si el uso de esta frase fue tan extensivo, pero de todos modos, no es algo que importe tanto. Aparece en un tango (Fangal), y su poder redunda en que por más que uno nunca la haya escuchado antes, en contexto, suele resultar muy ilustrativa:

«Ese está en falsa escuadra».
«Ese anda en falsa escuadra».

Aplíquese a dos usos:
a) «estar borracho/en dope»
b) «estar loco/ de la gorra»

Década y decenio

En el Diccionario panhispánico de dudas de la Rae, hay una entrada para la palabra "década":

Los términos década y decenio significan, ambos, ‘período de diez años consecutivos’; pero mientras que decenio se usa para designar el período de diez años comprendido entre dos años cualesquiera, década supone, en especial, el período de diez años referido a cada una de las decenas del siglo (años diez, veinte, treinta, etc.).
Es muy frecuente expresar los decenios tomando como límites años que terminan en la misma cifra: «El fecundo decenio andaluz (1578-1588) [...]»; pero hay que saber que esta costumbre implica una inexactitud, ya que esos límites comprenden, en realidad, once años y no diez, pues en el cómputo se incluye tanto el primer año como el último. Se recomienda mayor precisión en la indicación de los decenios, como se ejemplifica a continuación:
«El carácter brillante y apolíneo del decenio operístico, 1775-1784, del compositor» .

Décadas

Si querenos adecuarnos a lo que dicta la norma, en español debemos escribir «los años ochenta» y no los 80' o los 80's. El uso de la comilla simple es un anglicismo tipográfico.

¡Que vuelva...! Frase del día: «Te voy a poner una zapatería en el centro»

Queda inaugurada la sección «¡Que vuelva!» (tenemos unos cuantos términos caídos en desuso que queremos desempolvar).

La primera iniciativa será declarar de interés general a la frase «Te voy a poner una zapatería en el centro» para reemplazar al un tanto subido de tono «Te voy a romper el culo a patadas».

Solo en contextos de máxima familiaridad vale mezclar y decir: «Te voy a poner una zapatería en el culo». De todos modos, este blog aconseja el primer uso. :)

¿Síndrome o sindrome?

Tomado de DPD:

Síndrome. ‘Conjunto de síntomas característicos de una enfermedad’. Es una palabra esdrújula. No es correcta la forma grave *sindrome, pron. [sindróme].

¿Se con verbo en plural o en singular?

El pronombre se es usado, entre otras cosas, para formar dos tipos de oraciones que no deben confundirse aunque tengan en común el hecho de no mencionar quién realiza la acción del verbo:

1- Por un lado, las oraciones que no tienen sujeto gramatical. Estas siempre se construyen con verbo en tercera persona singular. En estos casos, la estructura que acompaña al verbo no es su sujeto y por lo tanto no necesita cambiar al plural si el verbo lo hace:

En esa empresa se trabaja mal → En esas empresas se trabajan mal».
Se llamará a los interesados → *«Se llamarán a los interesados».

2- Por otro lado, se es usado en oraciones con sujeto gramatical, en las que el verbo va en tercera persona del singular o del plural, según sea singular o plural este sujeto con el que debe concordar.

«Se vende televisor». → «Se venden libros».

En estas dos oraciones, la estructura que acompaña al verbo es su sujeto gramatical, y por lo tanto debe concordar en número y persona con este. Es por esto que no sería adecuado decir:

* «En Paraguay se habla español y guaraní».
* «Se alquila departamentos».

→ «En Paraguay se hablan español y guaraní».
→ «Se alquilan departamentos».

Período de tiempo

período o periodo‘Espacio de tiempo’.

Ambas acentuaciones son correctas: la esdrújula período [pe - rí - o - do], con hiato entre las vocales contiguas, que es la forma etimológica; y la grave, periodo [pe - rió - do], con diptongo en lugar de hiato. La preferencia de una u otra en la escritura debe adecuarse a la pronunciación: quien diga [período] debe escribir período, y quien diga [periódo] debe escribir periodo. Con el significado de ‘menstruación’, se usa solo la grave periodo.

Dos conclusiones:
- Mi abuela, cuando pregunta por cuestiones femeninas, lo pronuncia mal, es decir, como esdrújula: *«¿Te vino el período?»
- Período de tiempo es una redundancia, ya que la palabra período ya implica la noción de temporalidad.

¿Descodificar o decodificar?

Valen las dos. La que registra la RAE es la primera.

Descodificar. ‘Aplicar inversamente las reglas de su código [a un mensaje codificado] para obtener la forma primitiva de este’ y, en general, ‘descifrar’: «Las señales nerviosas son descodificadas por el córtex»

La variante decodificar es igualmente correcta: «Debe decodificar el mensaje» (Antognazza Vida [Arg. 1993]). Lo mismo ocurre con de(s)codificación y de(s)codificador.

Entrenada y adiestrada

En Ciudad Seva nos advierten que entrenar es 'preparar para un deporte', mientras que adiestrar es 'instruir o educar'.

Sería, entonces, inadecuada la frase: «Los médicos jóvenes necesitan más entrenamiento».
En cambio, debería decirse: «Los médicos jóvenes necesitan más adiestramiento».

Todo bien, pero cuando escucho la palabra adiestramiento, no puedo dejar de pensar en mi perra.


Prefijos y guión

Muchas veces vemos escritas palabras cuyos prefijos aparecen unidos a la base mediante el uso del guión:

anti-imperialismo, pre-natal, hiper-sensible, post-guerra, etc.

Según la norma, los prefijos van unidos a la base de la palabra que modifican y no deben llevar guión. Lo correcto es decir antiimperialismo, prenatal, hipersensible, posguerra, etc.

Existen algunas excepciones:

a) Aquellos casos en que la palabra base es una sigla o comienza con mayúscula: anti-Otan, anti-Hitler.

b) Aquellos casos en los que se usan dos prefijos referidos a la misma palabra base. En este caso, el primero de ellos se escribe de forma independiente y con guión, para indicar que se trata de un prefijo y evitar, al mismo tiempo, la repetición de la base:

«Se harán descuentos en casos de pre- o recontratación de servicios».

c) Los casos en los que el guion tiene un uso estilístico y es empleado con fines expresivos, para remarcar el valor semántico del precomponente:

«Las danzas de los areítos eran  miméticas, como lo son  las rituales, que constituyen una presentación mágica, pre-presentación o re-presentación».

Un caso especial es el del prefijo ex, que puede escribirse junto o separado, pero nunca con guión: ex esposa, exesposa; ex ministro, exministro.

Coma detrás de pero

Y ya que estamos con el pero, recuerden que detrás de esta palabra no hay que escribir una coma cuando lo que sigue es una oración interrogativa o exclamativa.

Los siguientes son ejemplos de usos incorrectos:

«Pero, ¿qué te pasó?»
«Pero, ¡qué linda!»

Coma antes de pero

En la mayor parte de los casos, va coma antes de la palabra pero.

La regla dice que este signo se coloca antes del pero que une dos oraciones de modo adversativo (es decir que marca cierta oposición):

«(No quería ir), pero (ella lo estaba esperando)».

Se puede evitar este signo cuando ligue palabras y no oraciones:

«Una mujer bella pero tonta no lo haría feliz».
«Un estremecimiento pequeño pero suficiente para hacerle retroceder un paso».

Coma en oraciones con la estructura «tan/tanto/tal... que»

A veces cuando escribimos, colocamos la coma guiados por la idea errada de que este signo copia las pausas breves que realizamos en la oralidad.

Este es el caso de las construcciones que implican una consecuencia establecida mediante una correlación:

«Había viajado tanto (A) que ya no le faltaba conocer ningún país (B)».
(en esta oración, sería incorrecto colocar una coma entre tanto y que).

A pesar de que al pronunciar este enunciado hacemos una marcada pausa en la entonación, no es necesario indicar esto mediante un signo de puntuación. La regla dice que cuando la conjunción que tiene sentido consecutivo (o sea que introduce la consecuencia de la acción principal) y va precedida por tan, tanto o tal, no va la coma.

Otros ejemplos:

«Tal era su enojo que no quiso cenar».
«Tiene tantos errores gramaticales que su texto es ilegible».

No acepto reclamaciones y mucho menos, reclamos

No puedo imaginar una situación en la que de mi boca salga una frase como esta:
"Buenas tardes. Llamo para hacer una reclamación".
¿Acaso no parece una línea para la maestra Noelia, el personaje de Gasalla?

Es que si tenemos que hacer caso a todo lo que dice la RAE, entonces debemos abandonar el uso que la damos a la palabra reclamo, ya que el sustantivo que denota la acción de reclamar es (sí, va a sonarles horrible) reclamación.

¿No me creen? Copio las definiciones de la RAE

Reclamo.
1. m. Ave amaestrada que se lleva a la caza para que con su canto atraiga a otras de su especie.
2. m. Voz con que un ave llama a otra de su especie.
3. m. Instrumento para llamar a las aves en la caza imitando su voz.
4. m. Sonido de este instrumento.
5. m. Voz o grito con que se llama a alguien.
6. m. Señal hecha en los impresos o manuscritos para atraer la atención del lector.
7. m. Propaganda de una mercancía, espectáculo, doctrina, etc.
8. m. Cosa que atrae o convida.
9. m. Impr. Palabra o sílaba que solía ponerse en lo impreso, al fin de cada plana, y era la misma con que había de empezar la plana siguiente.

Reclamación.
(Del lat. reclamatĭo, -ōnis).
1. f. Acción y efecto de reclamar.
2. f. Oposición o contradicción que se hace a algo como injusto, o mostrando no consentir en ello.

Actualización de esta entrada:
La RAE ya ha incorporado la acepción reclamación a la entrada de reclamo:

10. m. Am. reclamación (‖ oposición a algo considerado injusto).

Presumir no es asumir

Tal vez algunos de ustedes habrán oído en alguna ocasión a sus jefes decir frases como esta: «¿Ya se va, González? Asumo que el informe está terminado, entonces».

En un momento como este, en el que lo que más se desea es la urgente invención de la máquina invisibilizadora y teletransportadora, lo aconsejable es acudir al Glosario de dudas y dificultades de la lengua española en Puerto Rico, publicado en Ciudad Seva. Gracias a esta práctica guía, uno puede contar con las herramientas retóricas necesarias para evitar el mal trago del regreso al escritorio de trabajo.

En realidad, nuestro/a jefe debería decir: «Presumo que el informe está terminado», puesto que presumir significa 'suponer algo' o, en algunos casos, 'sospechar algo'. Asumir, en cambio, implica 'tomar para sí o hacerse cargo': se asume una responsabilidad o un puesto de trabajo, y no un hecho. Así que ya lo saben para la próxima vez: si les dice que asume que el informe está terminado, ustedes respondan: «Bueno, si usted se hace cargo de eso, no hay problema. ¡Buenas tardes!». Por las dudas, cierren con cuidado la puerta al salir.

¿Alguien pronuncia "cónyuge"?

Yo, evidentemente, estaba leyendo otra palabra. Copio la entrada del diccionario panhispánico de dudas.

Cónyuge. ‘Consorte’. Es común en cuanto al género: el/la cónyuge. Se pronuncia [kónyuje]; por tanto, no es correcta la grafía cónyugue.

Toda una vida de pareja equivocada.

Modismos

Ayer, en la puerta de mi edificio escuché el siguiente diálogo entre dos personas (una se anunciaba luego de haber tocado el portero eléctrico y la otra respondía desde su departamento)

Marce: Soy Marce, Facu...
Facu: ¡Ahí bajo!

¿Les resulta familiar? ¿Sí? ¿No notan nada extraño? Estamos tan familiarizados con algunas expresiones, que no nos detenemos a pensar el ellas.

Ahí es un adverbio de lugar. Significa "en ese lugar o a ese lugar". Si alguien dice "ahí bajo" ¿está pensando en bajo "a ese lugar"? Yo creo que no: lo usamos como adverbio de tiempo. Cuando decimos "ahí bajo" estamos expresando "ahora/ya bajo". Lo mismo ocurre cuando alguien nos está aguardando y nuestro pedido es: "Ahí voy, esperame un minuto". ¿Acaso estamos señalando el lugar al que nos dirigimos? Obviamente, no.

¿A cuenta de / por cuenta de?

Según la Fundéu BBAV estas locuciones no deben confundirse.

A cuenta de significa 'en compensación, anticipo o a cambio de': «Está gastando a cuenta de su futura herencia». También significa 'con motivo de o a propósito de': «Tiene ingresos a cuenta del trabajo personal».

Por cuenta de significa 'en nombre de alguien o algo, o a su costo' y va siempre acompañada por un sustantivo que indica o implica persona como en «Lo compra por cuenta de su empresa».

Por lo tanto, es incorrecto cuando se confunden las dos locuciones como ocurre muy a menudo: «Gastos a cuenta del comprador de la vivienda» en el que lo correcto sería «Gastos por cuenta del comprador de la vivienda».

Advertir, avisar, cuidar, dudar e informar: ¿algo o de algo?

Los verbos advertir, avisar, cuidar, dudar e informar en sus acepciones más comunes, pueden construirse de dos formas:
1- advertir [algo] a alguien y 2- advertir de algo [a alguien];
1- avisar [algo] a alguien y 2- avisar de algo [a alguien];
1- cuidar [algo o a alguien] y 2- cuidar de algo o alguien;
1- dudar [algo] y 2- dudar de algo;
1- informar [algo] a alguien (en América) y 2- informar de algo [a alguien] (en España).

Por tanto, con estos verbos, la presencia de la preposición de delante de la conjunción que no es obligatoria.

Tomado del Diccionario panhispánico de la RAE

Doble acentuación

Existen palabras que pueden acentuarse de dos maneras, y en ambos casos se consideran correctas. Acá va una lista con algunas de las más habituales:

Alvéolo y Alveolo
Austríaco y Austriaco
Cardíaco y Cardiaco
Demoníaco y Demoniaco
Dínamo y Dinamo
Fútbol y Futbol
Médula y Medula
Mísil y Misil
Olimpíada y Olimpiada
Período y Periodo
Policíaco y Policiaco

Primer y tercer

Los adjetivos primero y tercero tienen como formas abreviadas (apócope) primer y tercer, que se usan cuando anteceden a sustantivos masculinos:

El primer hombre que pisó la luna.

El tercer año no se cobra comisión.

¡Atención! La regla solo se debe aplicar en el caso del masculino. La apócope ante sustantivos femeninos (*la primer vez) hoy se considera arcaica y se aconseja evitarla.

¿Requerir de algo o requerir algo?

Por mucho tiempo, la norma aceptaba que el verbo requerir fuera usado como transitivo (requerir algo). Había que evitar su uso como intransitivo (requerir de algo) porque era incorrecto.

La oración "La compañía requiere de mis servicios" era errónea.
Sí podía decirse "la compañía requiere servicios (algo) de un profesional (de alguien)".

Ahora la RAE, en su Diccionario panhispánico de dudas acepta que este verbo se está usado de las dos formas.

Entonces, si bien la normativa sigue dictando que lo correcto es decir "requerir algo", no es tan grave si prefieren "requerir de".

El orden sintáctico natural de una oración

A la hora de determinar cómo usar la coma, muchas personas se guían por la lectura en voz alta de lo que redactan. Si al entonar lo que leen hacen un silencio breve, entonces allí ubican una coma.
Mi consejo ante esto es el de no colocar coma cada vez que uno escucha una pausa.

¿Por qué es este un error tan común? En parte, yo creo que tiene que ver con eso que nos enseñaron a todos en la escuela: la coma sirve para reproducir en la escritura las pausas de la pronunciación. Bueno, resulta que eso no es tan cierto.

El uso de la coma tiene más relación con la delimitación de las estructuras sintácticas que componen una oración, que con la dicción. Tiene que servir para facilitar al lector la comprensión del texto.

¿Qué es el orden sintáctico natural?
A veces, para que nuestras ideas se ofrezcan de modo claro, lo mejor es intentar que el orden de los componentes del enunciado sea lo más simple posible. El orden natural para presentar una información es el de sujeto + verbo + modificadores. Si nuestra oración respeta esa jerarquía, no es necesario poner comas.

Ej.:
Nuestro hotel ofrece el mejor servicio desde hace más de veinte años.
sujeto + verbo + modificadores

Cuando ese orden se rompe, debemos hacerle más accesible la lectura a nuestro receptor. Entre otras cosas, eso se logra gracias a la puntuación.

Desde hace más de veinte años, nuestro hotel ofrece el mejor servicio
modificador, + sujeto + verbo + modificador


Decimoprimera

Las palabras que nombran números se llaman cardinales cuando indican cantidad (uno, dos, dieciséis) y ordinales cuando indican un orden (primero, cuarto, etc).

Los ordinales suelen presentar algunas dudas cuando acompañan a otras palabras. Aquí hay dos reglas prácticas:

1) Cuando los números ordinales se escriben con más de una palabra, todas ellas deben concordar en género con el sustantivo al que acompañan. Ej: vigésima cuarta feria

2) Cuando se escriben en una sola palabra compuesta de dos elementos, solo el segundo componente concuerda con el sustantivo. En estos casos, además, el primer componente de la palabra (décimo, vigésimo) pierde el acento gráfico: vigesimoprimero, decimonovena. Ej: vigesimocuarta.

Es, por tanto, inapropiado escribir “Vigésimaquinta adjudicación de premios”, “Tropas de la Decimatercera Brigada toman un campameno de ltas FARC”, “Listos para el encuentro correspondiente a la vigésimo segunda jornada de la Liga” o “Contador ocupa la décimo cuarta posición en la Vuelta al Algarbe”.
Lo adecuado habría sido escribir “vigesimoquinta adjudicación”, “Decimotercera Brigada”, “vigésima segunda jornada” y “décima cuarta posición”.

(Tomado de http://www.fundeu.es/)

Mayúscula después de los dos puntos en enumeraciones

Hace un tiempo una compañera de trabajo me preguntó en qué casos se escribía mayúscula después de los dos puntos. Me decía que lo que más le confunde es que, muchas veces, ella usa este signo para introducir elementos de una enumeración que, para una mayor claridad expositiva, se separan mediante viñetas. Veamos un caso de este tipo de enumeraciones.

Estos son algunos ejemplos de abreviaturas convencionales:
  • a. C. (también a. de C.): antes de Cristo;
  • etc.: etcétera;
  • v. g. o v. gr., más comúnmente ej. o p. ej.: por ejemplo (lat.: verbi gratia).
En este texto, la duda que se le presentaba tenía que ver con colocar mayúscula o minúscula en cada ítem. Para resolverla, recordemos cuatro consejos.

La primera palabra después de dos puntos se escribe con mayúscula cuando se introduce una cita textual (1), cuando se abren comillas en función de diálogo (2), cuando se colocan después del encabezamiento de cartas, instancias, decretos, sentencias, bandos y edictos (3) 0 cuando comienza una enumeración en varios párrafos (4) .

No podemos decir que cada ítem del texto analizado constituya un párrafo en sí, puesto que la necesidad de disponer los elementos en una lista con viñetas no responde a la lógica de la puntuación, sino a la precisión explicativa o didáctica que los recursos gráficos muchas veces poseen. Aquí, cada renglón contiene un ítem, pero no una oración con sentido independiente. Por lo tanto, sería correcto emplear la minúscula. En cambio, cuando sí se presenten componentes que deban ser desarrollados en distintos párrafos por tratarse de enunciados completos, deberemos usar las mayúsculas.

Se deberá suspender la medicación ante los siguientes cuadros:

  • Cuando el paciente presente fiebre mayor a los 38 °C.
  • Cuando se detecte la presencia de trastornos hepáticos o trastornos renales (puede haber una exacerbación de las reacciones adversas).
  • Cuando aparezcan otras enfermedades infecciosas.

"Esperar a que" vs "esperar que"

¿Se dice "Espero a que lleguen los invitados" o "Espero que lleguen los invitados"?

No significan lo mismo. "Esperar que" debe usarse para expresar que se tiene la esperanza de que suceda algo. En cambio, debemos elegir "esperar a que" cuando queremos indicar que se está aguardando a que suceda algo.

Por lo tanto, si se dice “Espero que lleguen los invitados” se expresa que se confía en que vengan las personas. Si, por el contrario, lo que se dice es “Espero a que lleguen los invitados” estaremos manifestando que se esperará el tiempo que sea necesario hasta que los invitados.

Gerundios: -ando / -endo / -iendo

Las formas verbales terminadas en vocal + -ndo se denominan gerundios. Su uso se restringe a una serie de normas que es importante conocer.

Una de ellas dice que el gerundio debe usarse para indicar una acción que es simultánea o anterior a la acción que expresa el verbo principal de una oración.

Ejemplos:

"Juana bajó las escaleras cantando"
Dos acciones simultáneas:
- acción principal: bajar
- acción simultánea expresada por el gerundio: cantar

"Dando por terminada la reunión, salió del cuarto"
Una acción anterior a otra:
- acción principal: salir
- acción anterior expresada por el gerundio: dar por terminado/a

No se debe usar para una acción posterior:

* "Hubo un accidente en la autopista Panamericana, dando como resultado la muerte de tres personas"



¿Advertir que? ¿Advertir de que?

En español existen verbos que se asocian a determinadas preposiciones y su uso sin ellas se considera incorrecto. Ya escribí sobre el caso de "darse cuenta", que suele utilizarse erróneamente sin la preposición "de". Veamos ahora el caso del verbo "advertir", que es un poco más complejo, dado que para determinar cómo emplear este verbo, tendremos que prestar atención al contexto en que se presente.

Tendremos dos opciones:

1) Si la acción supone el sentido de darse cuenta’, o ‘aconsejar’ el verbo será lo que en gramática se denomina transitivo. Esto significa que requiere de un objeto para completar su sentido: advertir algo.

En este caso no requerirá la preposición de, puesto que su estructura no supone "advertir de algo".

Ej.:
"Advirtió que faltaba más comida" (= se dio cuenta de que faltaba comida)
"Le advertí a Ramiro que no circulara por esa calle" (= le aconsejé a Ramiro que no circulara...)

2) En cambio, cuando significa ‘poner algo en conocimiento de alguien’, puede construirse con "de" si implica la estructura advertir [a alguien] de algo: «Nunca advirtieron a Alicia del peligro que corría»

Queísmo

Se llama queísmo al fenómeno opuesto al dequeísmo. Implica el uso de que cuando debería emplearse de que o en que.

Un caso muy común en el que aparece queísmo es el de la forma darse cuenta.

* «Al llegar al bar, se dio cuenta que había perdido el libro». →
 «Al llegar al bar, se dio cuenta de que había perdido el libro».

Otros ejemplos:

* «Estoy segura que esta vez». →
 «Estoy segura de que esta vez».

* «Está de acuerdo que hay que firmar el contrato». →
 «Está de acuerdo en que hay que firmar el contrato».

¿Dequeísmo? ¿De qué me estás hablando?

En gramática, se llama dequeísmo a un error que se comete cuando en una frase se emplea "de que" en vez de "que".

Es un fenómeno que, cuando ocurre con algunos verbos, resulta evidente:

* Pienso de que tenés razón → Pienso que tenés razón

Sin embargo, en otros casos no se detecta tan fácilmente, ya que a muchos, algunas construcciones les resultan naturales por la alta frecuencia con que se presentan en el uso:

* Me dijo de que estaba contento con su trabajo
* Afirmó de que pagaría la deuda.
* Olvidé de que estabas de vacaciones

¿Cómo hacer para comprobar si debemos usar "que" o "de que"?

Un truco muy útil es formularse la pregunta de lo que se está afirmando:

¿De qué me dijo o qué me dijo? ¿De qué afirmó o qué afirmó?
Si la pregunta admite el "de", solo entonces debemos usarlo.


Acá va una lista tomada de wikilengua de algunos verbos en los que se suele aparecer dequeísmo.

Forma correcta
aconsejar que
afirmar que
asegurar que
comprobar que
contestar que
creer que
explicar que
gustar que
imaginar que
indicar que
llamar la atención que
negar que
notar que
observar que
olvidar que
pedir que
pensar que
pretender que
prohibir que
recordar que
saber que
sospechar que
suponer que
valer la pena que
verificar que

¿Bonísimo o buenísimo? ¿Fortísimo o fuertísimo?

Odio tener que decir esto: la palabra buenísimo no es admitida por el diccionario español de la RAE. En cambio, para expresar que algo es muy bueno, sí podemos encontrar la forma bonísimo.

Cuando hablamos del grado máximo en que una cualidad puede expresarse, nos referimos a lo que en gramática se denomina grado "superlativo". En muchos casos, se forma agregando el sufijo -ísimo/ ísima a la raíz del adjetivo:

mal-o = mal- ísimo

Sin embargo, hay ocasiones en las que estas formas por razones fonéticas o etimológicas, la raíz varía.
Por ejemplo, la palabra fuerte, que para la formación del superlativo, emplea la raíz "fort". Lo que debe usarse en este caso es el término fortísimo, una palabra que puede sonar horrible, ya que no es la que realmente dictamina el uso.

Otros superlativos irregulares:

Cruel - Crudelísimo/a
Fiel - Fidelísimo/a
Fuerte - Fortísimo/a
Libre - Libérrimo/a
Noble - Nobilísimo/a
Nuevo - Novísimo/a
Pobre - Paupérrimo/a
Sabio - Sapientísimo/a

Palabras que suelen escribirse o pronunciarse incorrectamente

Algunas palabras de nuestra lengua que suelen presentar problemas en su escritura y pronunciación, con su correspondiente forma correcta:

*Transtorno* → Trastorno
*Perjuicios* → Prejuicios
*Idiosincracia* → Idiosincrasia
*Inaptitud* → Ineptitud
*Restrincción* → Restricción

Tomado de http://www.davidredin.es/episodios.html

La coma en oraciones que contienen un "si" condicional

Usamos si en oraciones que indican la existencia de una condición previa para que una cosa se pueda cumplir. El orden más empleado es el siguiente: Si A, B.

Por ejemplo:

Si mañana llueve, se suspende el almuerzo
A B

En estos casos, la coma es esencial para delimitar la sintaxis de la oración: separa la condición (A) de lo que está siendo condicionado (B).

En trabajos que corrijo, suelo notar que la coma se omite a menudo. Sobre todo en oraciones donde hay una condición muy extensa:

Si usted necesita realizar una consulta fuera del horario de atención deberá enviar un correo electrónico a consultas@x.com.

¿Dónde termina A? ¿Se me está diciendo que fuera del horario debo enviar un correo? ¿O sea que si lo envío durante el horario de atención, este correo no llegará?

Todo se resuelve colocando la coma, que indica que la frase "fuera del horario de atención" se refiera a "una consulta":

Si usted necesita realizar una consulta fuera del horario de atención,
A

deberá enviar un correo electrónico a consultas@x.com.
B

En oraciones como esta, la ausencia de coma dificulta la lectura y muchas veces hace perder tiempo al lector que debe volver sobre lo leído. Y todo por no colocar una coma.

¿Previsto de antemano?

Una redundancia es la repetición inútil de un concepto. Por ejemplo, decir que algo ha sido previsto de antemano es una redundancia, ya que el concepto previsto ya supone en sí una anticipación. Así que ya saben: con previsto, a secas, alcanza y no sobra.

El cual/ la cual

En mi trabajo suelo encontrar redacciones en las que el uso del pronombre relativo "el cual/ la cual" es incorrecto.

¿Qué es un pronombre relativo? Es un tipo de palabra que evita la repetición de otros elementos que ya han aparecido en lo que estamos escribiendo. Cual es un pronombre que se emplea para darle formalidad a lo escrito y siempre está acompañado del artículo (el cual/los cuales/ la cual/las cuales). En la mayor parte de los casos, puede ser reemplazado por el pronombre que:

Contactaremos a las personas que tengan interés en la propuesta
Esa es la persona de la cual te hablé


¿Cuál es el problema que se presenta generalmente con este pronombre?

Solo debe usarse cuando introduce un enunciado que es explicativo de lo dicho previamente (la explicación se separa de lo anterior mediante una coma):

Se debe rendir un examen de ingreso, el cual abarca cuatro materias.

Y no debe usarse en otros casos:

* Contamos con una oficina la cual queda en Belgrano.

Excepto que esté precedido por una preposición:

La oficina en la cual trabajo queda en Belgrano.

Así que mi consejo en estos casos es simple. Si existe preposición, no hay problema. Si tienen alguna duda, entonces es mejor usar que en vez de cual:

Contamos con una oficina que queda en Belgrano.

Datación de cartas y documentos

Según la norma, en la datación de cartas y documentos, se escribe coma entre el nombre del día de la semana y la referencia del día, mes y año. O sea que para indicar viernes 16/4/2010, se escribirá
Viernes, 16 de abril de 2010 (sin punto)
Recuerden que los nombres de los meses se escriben con minúscula.

¿Salpullido o sarpullido?

Es lo mismo: salpullido y sarpullido están las dos aceptadas. Para mí, siempre fue salpullido, me imagino que por la sal o tal vez por la contaminación de sonidos (l y ll). En fin, a veces está bueno que no se decidan los muchachos de la RAE.

Dos puntos

Muchas veces, en los trabajos que corrijo encuentro un uso extendido de los dos puntos que resulta inadecuado. Me refiero al empleo de este signo de puntuación para indicar cualquier tipo de enumeración.

Veamos dos ejemplos:

1) Mi nombre es Juan Pérez y vivo con: mi mujer, mis hijos y mi suegra.

2) Ayer la empresa compró: un tóner monocromático, diez cartuchos de tinta color y cinco resmas de papel.

¿Por qué no cumplen con la norma estos ejemplos?

En el primer caso, porque es incorrecto escribir dos puntos entre una preposición y el sustantivo o sustantivos que esta introduce.

En el segundo, porque no debe usarse un signo de puntuación para separar al verbo de su objeto.

Sin embargo, lo que verdaderamente me interesa señalar es que noto un patrón que está bastante instalado: mucha gente cree que los dos puntos se usan para enmarcar cualquier tipo de enumeración. Lo cierto es que la RAE indica que este signo precede a una enumeración cuando esta tiene carácter explicativo: "Ayer me compré dos libros: uno de Carlos Fuentes y otro de Cortázar." O sea que escribir "La empresa compró: un tóner monocromático, diez cartuchos de tinta color y cinco resmas de papel" es inadecuado porque en esta enumeración no se está explicando nada, sino detallando cada uno de los elementos de una lista de compras.

Locuciones y las preposiciones correctas

Muchas veces se producen errores al confundirse las preposiciones con las que determinadas locuciones se construyen. Acá va una lista de los usos más extendidos y de como debería decirse:

No → Sí
*a buen fin → con buen fin
*a grosso modo → grosso modo
*a la mayor brevedad → con la mayor brevedad
*al punto de → hasta el punto de
*al respecto de →(con) respecto a/de
*bajo el pretexto → con el pretexto
*bajo el punto de vista → desde el punto de vista
*bajo la base → sobre esta base
*bajo las circunstancias → en las circunstancias
*bajo la condición → en o con la condición
*con motivo a → con motivo de
*de acuerdo a → de acuerdo con
*de conformidad a → de conformidad con
*de corto/medio/largo plazo → a corto/medio/largo plazo
*en base a → basándose en, teniendo en cuenta, a partir de, según, de acuerdo con, en función de, con base en, etc.
*en relación a → en relación con, con relación a
*en vistas a → con vistas a, en vista de
*mayor a → mayor que
*por lo consiguiente → por consiguiente
*por razón a → por razón de
*por siempre → para siempre
*tan es así → tanto es así, tan así es

Uso incorrecto de pronombres de objeto: ¿se lo o se los?

A veces encontramos un uso equivocado de los pronombres que reemplazan a lo que en gramática son los objetos.

Como ejemplo, podemos citar el siguiente diálogo:
- ¿Le compraste el libro a los chicos? *
- Sí, ya se los compré. *

En este contexto, el verbo comprar supone dos objetos: comprar algo (el libro) a alguien (los chicos). El problema que se presenta es que una de las estructuras es singular y la otra es plural, y esto lleva a confusiones más habituales de lo que creemos.

Si mediante un pronombre estamos duplicando al componente indirecto "los chicos", entonces en la primera oración debemos usar la forma plural "les" y no "le" (Les compraste). Como ya mencionamos, la presencia del complemento singular "el libro" confunde y lleva al uso erróneo de "le".

Más habitual todavía es el equívoco que se aprecia en la segunda línea. Para no repetir "el libro", se opta por un pronombre, pero si vamos a reemplazar esta estructura, entonces debemos usar singular: "se lo compré" y no "se los compré", por más que los destinatarios sean varios.

¿Estado o estado?

Se escribe con mayúscula cuando se refiere a la estructura institucional o de poder de una nación, pero no como sinónimo de país o provincia.
(tomado de http://www.elcastellano.org/)

¿Prever o preveer?

Un error que aparece a menudo es el uso de la forma preveer. Aparentemente, se produce porque existe una confusión con el verbo proveer, cuya conjugación sí contiene los hiatos ee y eí.

La norma considera correcto el uso de prever y explica que este verbo se conjuga siguiendo el modelo de ver. O sea que para conjugarlo bien, solo hay que colocar siempre el prefijo pre- ante la forma correspondiente del verbo ver.

Nos quedan así los términos previó y no, como suele decirse, *preveyó. Lo mismo ocurre con prevé y no *prevee, cuyo uso está tan extendido. Tampoco son válidas las formas *preveyendo, *preveyera o *preveyese, *preveyeras o *preveyeses, *preveí y *preveíste.

No colocar coma entre sujeto y predicado

En una oración sencilla como "Juan come una pizza" a nadie se le ocurriría poner una coma entre el sujeto de la oración (Juan) y su predicado (come una pizza).

Hay que aplicar, entonces, la misma lógica para oraciones un poco más complejas. El problema está en que no siempre es fácil reconocer sujeto y predicado. Una forma práctica es pensar estos conceptos del siguiente modo: en una oración bimembre, siempre se dice o predica algo (predicado) de un sujeto o tema.

Ejemplos: 1# Beber dos litros de agua diariamente, es muy bueno para la salud.
Se dice algo (es muy bueno para la salud) de un sujeto o tema (es decir, beber dos litros de agua diariamente).
Una vez delimitados los dos componentes, vemos que la coma es incorrecta.

Otros ejemplos incorrectos
2# Ver a tu hijo sonreír de ese modo, es lo mejor que te puede pasar"
3# Las cajas que habían sido vendidas, estaban en el patio.

Los monosílabos dio y fue no llevan tilde

El siguiente es un ejemplo de cómo el descuido de la escritura puede opacar las intenciones con que un texto ha sido emitido y desfavorecer la imagen institucional de una entidad. Me refiero al anuncio televisivo El groso de Bouchard, producido para Presidencia de la Nación por la agencia Braga y Menéndez en el marco de la campaña del Bicenterario.



Creo que está claro que la campaña está orientada hacia un público joven, al que se dirige en un registro especial (la palabra groso podría sintetizar esta idea). Celebro la idea y su realización, pero considero que al existir una intención educativa, debería haber un mínimo cuidado del texto que acompaña las imágenes. Digo mínimo porque las faltas ortográficas que se cometen podrían haber sido fácilmente advertidas y corregidas.

Que aparezca un Groso! sin el signo exclamativo de apertura puede ser justificado desde la intención ¿estética? de copiar el lenguaje propio empleado para los mensajes de texto de la telefonía celular. También puedo llegar a hacer un esfuerzo para perdonar que la frase Que manera de pasar el año nuevo no cuente con sus signos de exclamación correspondientes, y que el pronombre qué aparezca sin la tilde que debería llevar en este caso. Pero no puedo perdonar que las palabras fue (en su segunda aparición) y dio se exhiban con tilde. No, eso sí que no. Vamos a la explicación.

Los monosílabos (palabras de una sola sílaba), por norma general, no llevan tilde. Se consideran excepciones los que poseen lo que en gramática se llama tilde diacrítica, es decir, aquella que permite distinguir palabras que tienen la misma forma, pero que cumplen distintas funciones gramaticales o poseen distinto significado .
Por ejemplo: "Quiero tomar un té" ( como sustantivo) / "Te llamé ayer" (te como pronombre).

Las palabras dio y fue en todos los casos son verbos y no poseen una forma equivalente de la cual deban diferenciarse por la tilde.  Es por esto que no deben escribirse con este signo.

¿Desuscripción? ¿Desuscribir?

Ayer estaba traduciendo un newsletter y encontré un botón que decía "unsuscribe". Debía reemplazarla por una sola palabra en español y, en lo posible, de similar extensión para que el diseño no se modificara. ¿Desuscribir? No parecía ser una palabra admitida por la RAE, sino más bien un neologismo que no sonaba muy bien. Efectivamente, no existe en el diccionario, así como tampoco una palabra que funcione para ese significado. ¿Soluciones? Bueno, yo opté por alterar el diseño del folleto en pos de la lengua. Finalmente quedó "Si desea abandonar esta suscripción". También podría ser "Si desea darse de baja de esta lista", o "Si desea no recibir más mis correos electrónicos...".

Usos del punto y coma

El punto y coma separa dos ideas que el escritor considera que están íntimamente relacionadas. Si bien es cierto que muchas veces se puede reemplazar por un punto y seguido, lo cierto es que su función es muy precisa e insustituible:

Ej.: Si lo que se desea es obtener una masa blanda, se puede agregar más agua; si se busca una masa más compacta, se deberá dejar reposar dos horas.

¿Proviniente o proveniente?

El adjetivo correspondiente es proveniente (‘que proviene’): «El avión [...] había aterrizado esa mañana a las siete proveniente de La Paz» (Serrano Vida [Chile 1995]). No son válidas las formas *proviniente ni *provinente, usadas a veces incluso por hablantes cultos y que se deben, por una parte, al influjo del cambio de la -e- en -i- que tienen las formas con raíz tónica de este verbo (provine, provino, etc.), y por otra, al hecho de que el adjetivo análogo derivado de venir sea viniente, terminación que aparece en los adjetivos derivados de otros verbos que acaban en -venir, como ocurre en intervenir, que da interviniente.»

[RAE: Diccionario panhispánico de dudas. Madrid: Santillana, 2005, p. 767-534]

¿Prever o preveer?

La Fundación del Español Urgente advierte del uso extendido de las formas preveyó, preveyera o preveyendo debido a una conjugación errónea del verbo prever.

El verbo prever está formado por el verbo ver y el prefijo pre, es decir «ver antes», y debe conjugarse igual que ver. A veces, se mezclan los verbos prever y proveer, lo que da lugar a la creación del verbo preveer. De ahí que resulten formas como preveyó, preveyera o preveyendo, en lugar de previó, previera o previendo.

Son incorrectas frases como «Preveyó graves problemas para los trabajadores de las petroleras», «Los directivos de la empresa no preveyeron los problemas económicos» o «Los ciclistas españoles han sido los grandes animadores de la vuelta, sobre todo preveyendo el triunfo final».

Este error se extiende a todos los tiempos y formas del verbo prever: prevee, preveemos, preveímos, etc. en lugar de prevé, prevemos, previmos, etc.

Así pues, la Fundéu BBVA advierte de que el verbo prever debe conjugarse como ver y no como proveer.