Coma en oraciones con la estructura «tan/tanto/tal... que»

A veces cuando escribimos, colocamos la coma guiados por la idea errada de que este signo copia las pausas breves que realizamos en la oralidad.

Este es el caso de las construcciones que implican una consecuencia establecida mediante una correlación:

«Había viajado tanto (A) que ya no le faltaba conocer ningún país (B)».
(en esta oración, sería incorrecto colocar una coma entre tanto y que).

A pesar de que al pronunciar este enunciado hacemos una marcada pausa en la entonación, no es necesario indicar esto mediante un signo de puntuación. La regla dice que cuando la conjunción que tiene sentido consecutivo (o sea que introduce la consecuencia de la acción principal) y va precedida por tan, tanto o tal, no va la coma.

Otros ejemplos:

«Tal era su enojo que no quiso cenar».
«Tiene tantos errores gramaticales que su texto es ilegible».

1 comentario:

Sergi dijo...

¡Exactamente! He visto escrita la coma en casos así en varios libros, ¡y me da mucha rabia!
No puedo creer —a pesar de haberlo visto con mis propios ojos reiteradas veces— que tantos autores o correctores cometan errores tan fácilimente solucionables con un mínimo de conocimiento. Sobre todo desde que la ASALE publica textos normativos en Internet...
Hay tanta falta de vocación en esos autores y correctores que es desesperante.
Menos mal que todavía quedan personas como usted y yo, que también intento enseñar a la sociedad tanta buena lingüística como puedo.
Saludos cordiales.